El kobido es una técnica ancestral japonesa cada vez más presente; podemos encontrar ya el masaje kobido en el barrio de Salamanca (Madrid) fácilmente. Pero ¿cuáles son las claves de su éxito? Queremos contarte los principales efectos beneficiosos de esta técnica utilizada ya por samuráis y emperatrices.

- Es un lifting totalmente natural. Esta es seguramente su característica más destacada. Los movimientos precisos del kobido tonifican los músculos faciales y eliminan toxinas, logrando un alisado natural de piel que en algunos casos resulta evidente ya en las primeras sesiones. Además, la estimulación de la epidermis facilita y mejora la absorción de posteriores tratamientos basados en cremas o aceites.

- Relajación. Nuestro ritmo de vida cada vez es más frenético, especialmente en grandes ciudades, por eso el efecto relajador del masaje kobido en el barrio de Salamanca (Madrid) puede resultar una buena alternativa. El kobido basa su técnica en los conocimientos del shiatsu, de manera que se trabajan los puntos energéticos claves de nuestra cara. La activación de estos puntos facilita la relajación mental y alivia contracturas.

- Eliminación de toxinas. Durante el masaje, la temperatura del rostro aumenta, este efecto facilita la eliminación de toxinas y piel muerta. Esta depuración no solo te ayuda a conseguir una piel más brillante, sino que ayuda a la activación del sistema linfático, fortaleciendo así las capas superficiales de la piel

- Terapéutico. El masaje facial japonés resulta muy útil para aliviar dolores como la migraña o el bruxismo, además de combatir el estrés, como ya hemos comentado. La estimulación de la musculatura fortalece también órganos faciales como pueden ser los ojos.

Estas son tan solo algunas de las ventajas que desde Anel Estética queremos darte a conocer. Podemos decir que la combinación de estos y otros efectos hacen del kobido una fórmula perfecta para lograr tanto el bienestar de nuestro cuerpo como de nuestra mente.